Inicio » Espiritualidad » Equipo

¿Cómo podemos gestionar las emociones? Algunos consejos básicos

Comprender lo que estamos sintiendo, nos ayuda para poder entender las emociones en los otros y es parte de lo que llamamos inteligencia emocional.
  • Virginia Farfán Ulloa, Profesora de Filosofía y Terapeuta transpersonal, aporte para Espiritualidad
  • |
  • Ver más de espiritualidad

En muchas ocasiones, al ver a alguien manifestar sus emociones, hemos tratado de ayudar con palabras como “contrólate”,” cálmate”, considerando que la expresión emocional es algo negativo o pérdida del autocontrol, sin embargo, es esta capacidad justamente las que nos hace humanos, sentir y manifestar las emociones es parte del autoconocimiento y del desarrollo personal. Comprender lo que estamos sintiendo nos ayuda para poder entender las emociones en los otros, y es parte de lo que llamamos inteligencia emocional.

gestionar-emociones

Esta inteligencia tiene dos polos, uno es la empatía que nos permite entender lo que sienten las demás personas porque reconocemos su emoción por haberla experimentado en forma personal, y otro es la asertividad, que ayuda a expresar lo que sentimos en forma clara y respetuosa.

Ambas contribuyen a crear nuestro mundo relacional en forma positiva y con equilibrio, viviendo las emociones adecuadamente, con autocontrol y sin desbordarnos.

¿Cómo actúan las emociones en nuestro cuerpo y pensamientos? En forma permanente estamos en contacto con el entorno, el ambiente nos entrega estímulos que llamamos sensoriales, porque los percibimos a través de los sentidos, generándose entonces una respuesta refleja, que provoca, además, una cadena de reacciones en nuestro cuerpo, las que incluyen liberación de hormonas, que actúan como energía y generan movimientos que se transforman en sensaciones, percepciones, conductas, sentimientos.

 

Todo nos muestra que somos energía y las emociones, como reacción primero al mundo externo y luego al mundo interno, hacen que esta energía se manifieste.  Conocemos lo externo porque podemos comprobar su existencia. ¿Y, de dónde nace entonces el mundo interno? Desde los años setenta se menciona que nuestros pensamientos influyen en la percepción de nuestra realidad, es nuestro cerebro el que organiza las respuestas hormonales y corporales, creando un mundo interno y lo hace respondiendo a ciertos patrones específicos que hemos aprendido en forma individual o como especie.

Estos patrones permiten reconocer cuando estamos alegres o cuando otro está alegre, podemos percibir cambios físicos cuando estamos tristes, cambios que van desde alteraciones en el tono de voz, en el color de piel, en la forma de caminar, etc., son manifestaciones externas de nuestra energía interna, en el fondo las emociones podrían definirse como “vibraciones energéticas” y es aquí donde podemos influir en forma consciente en la forma en que experimentamos las emociones.

No se trata de evitarlas, sino de observarlas, aceptarlas y vivirlas, conectando con lo que estamos sintiendo para recuperar nuevamente la armonía interna.

Y si quieres gestionar tu vida y escoger cómo vivir las emociones, recuerda que “Liderar tu vida significa elegir cómo quieres vivir, cómo quieres vibrar, cómo te vas a sentir y qué pensar”. Esto se puede lograr intencionadamente, escogiendo pensamientos que nos hagan sentir bien y vibrar energéticamente más alto, los pensamientos asociados al amor y a la gratitud atraen pensamientos más elevados, emociones más bellas y vibraciones más altas.

¿Cuántos pensamientos negativos tienes en tu día a día? O ¿Cuántas veces te reprochas a ti mismo/a?  Te propongo que cada vez que tengas un pensamiento negativo o fatalista, lo cambies por otro mejor, más positivo pero realista. De la misma forma cada vez que te critiques, te des ánimo. Así podrás darte cuenta primero de la cantidad de veces en el día que respondes desde la rabia o el miedo a lo que te ocurre, lo que hace aumentar las experiencias negativas. Al darle otra mirada a la experiencia puedes voluntariamente modificar amorosamente el “tinte emocional” de lo vivido y aumentar cualitativamente tu bienestar.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios