¿Cómo programar tu mente para atraer lo que deseas? 5 consejos básicos

Una vez que te anclas profundamente en tus deseos, tu mente y el universo se alinearán y harán lo suyo, por ti.

Guía de: Espiritualidad

En la vida, todos aspiramos en más de algún momento a ser, hacer o tener grandes cosas. Sin embargo, muchos de nosotros no estamos creando los resultados que deseamos. No tenemos suficiente dinero, romance, éxito o alegría en nuestras vidas. Pero lo que necesitamos comprender es que todo el poder y la grandeza existe en el interior de cada uno de nosotros. El punto principal está en aprender a canalizar esta genialidad a nuestro favor.

programar-mente-1

Para ello, los siguientes consejos nos ayudarán a enfocar de mejor manera nuestra grandeza:

1. Decide qué es lo que deseas.

Para poder obtener aquello que deseas, primero debes decidir qué es lo que deseas. La mayoría de la gente se enreda en este crucial primer paso, porque, simplemente, no conciben como algo posible obtener aquello que desean, y por ello, no se dejan a ellos mismos desearlo. Por ello, no te sabotees de ese modo!

En la actualidad, los científicos concuerdan en que el cerebro trabaja de la siguiente manera: Primero debes decidir lo que deseas, antes que tu cerebro imagine el cómo obtenerlo.

Prepárate para soñar grandes sueños: Tan pronto como te comprometas a un gran sueño e ir tras ello, tu mente creativa subconsciente vendrá con ideas para hacer que esto suceda. Comenzarás a atraer a la gente, recursos y oportunidades que necesitas en tu vida para hacer tu sueño realidad. Los grandes sueños no solo te inspiran a ti, sino que inspiran a otros a jugar en grande, también.

2. Proponte metas que te hagan crecer.

El gran valor agregado que brinda el permitirte ir hacia tus grandes sueños es que ellos requieren que crezcas para poder lograrlos. De hecho, a largo plazo, ese es el beneficio más grande que recibirás de perseguir tus sueños: No tanto como los adornos externos de cumplir tus sueños (como, por ejemplo, tener un automóvil costoso, mucho dinero o una casa nueva) sino que en quién te conviertes en el proceso. En este sentido, los símbolos externos del éxito pueden ser fácilmente perdidos: Las casas se incendian, las compañías quiebran, las relaciones terminan en divorcio, los carros se devalúan, los cuerpos envejecen y la fama disminuye. Pero quién eres, lo que has aprendido y las nuevas habilidades que has aprendido, nunca desaparecen. Estos son los verdaderos premios del éxito. El  filósofo motivacional Jim Rohn aconseja que “Tú debieses ponerte una meta lo suficientemente grande que, en el proceso de lograrla, te conviertas en alguien que valga la pena convertirse”.

3. Servir a otros.

La amabilidad y generosidad son valores que elevan nuestro espíritu y nos ayudan a mantenernos en un estado más permanente de alegría. Algo más que descubrirás es que cuando tus sueños incluyen el servir a otros -lograr algo que, al cumplirlo, contribuye a otros- esto acelera el cumplimiento de esa meta. La gente desea ser parte de algo que contribuye y hace una diferencia. Ayudar y ser generoso desde las cosas más simples es lo más sencillo de hacer en tu vida cotidiana.

4. Torna tus sueños en metas y objetivos.

Una vez que estás claro en aquello que quieres, debes brindarle a tus deseos un objetivo medible. Por medible, se refiere a espacio y tiempo – cuánto y cuándo. Por ejemplo, si pidieras al Universo “más dinero”, y el mismo te diera 1 dolar, probablemente protestarías, diciendo: “No! Me refiero a más dinero – como 20,000 dólares!”. Pues bien, cómo se supone que el Universo sepa a menos que le digas claramente?. Similarmente, tu jefe, tus amigos, y el Universo, no pueden imaginar lo que deseas a menos que le digas específicamente lo que es.  ¿Qué es lo que tú deseas – exactamente- y cuándo lo quieres?

5. Escribe tus metas.

Escribe tus metas en detalle, y lee tu lista de metas cada día. Esto mantendrá tu mente subconsciente enfocada en aquello que deseas. Para una aproximación más potente, cierra tus ojos y enfócate en cada meta preguntándote: “Qué es lo que podría hacer hoy que me mueva hacia el logro de esa meta?” Escribe tus respuestas y toma esas acciones.

 

Una vez que te anclas profundamente en tus deseos, tu mente y el universo se alinearán y harán lo suyo, por ti.

¿Estás listo para comenzar?

Artículo adaptado de Jack Canfield: Maximize your Potential, 2015.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X