Estado de guerra en Corea: ¿Cómo promover la paz en medio de los conflictos?

La fuerte tensión entre Corea del Norte y Corea del Sur es materia de preocupación y consternación global, situándonos en un estado de mayor responsabilidad para con nosotros mismos y el mundo.

Guía de: Espiritualidad

El reciente conflicto que se ha desarrollado entre Corea del Norte y Corea del Sur y la declaración de “estado de guerra” por parte de la primera nación ciertamente no ha dejado a nadie indiferente y es materia de preocupación y consternación global. Perjudicando la paz y la estabilidad en millones de personas inocentes, este hecho marca una relación históricamente inestable entre ambas naciones y constituye una amenaza que, para muchos, pudiese sentar el precedente para una nueva Guerra Mundial.

Estando en el año 2013 y gozando de un sinnúmero de avances y de desarrollo en materia principalmente científica y tecnológica, éste hecho vuelve a ser un gran llamado de atención y un punto de reflexión tanto para las grandes naciones como para cada uno de nosotros: Hechos como éste nos reflejan cuán enfocado se ha desenvuelto el mundo en el afuera, relegando a tercer o cuarto plano el fomento y desarrollo del bienestar y la seguridad de sus habitantes y ciudadanos, generando más caos e incertidumbre alrededor.

No obstante lo anterior, existe una manera de volcar todos estos hechos hacia adentro y de situarnos en un estado de mayor responsabilidad para con nosotros mismos y el mundo, desde este preciso instante.

La guerra en nuestra mente

Guerra Corea

Foto: Agencias

Comencemos analizando nuestra propia experiencia de vida: Cuántas veces hemos sentido caos, violencia y la sensación de estar viviendo un estado de guerra dentro de nosotros? Nuestra mente es la encargada de llevarnos continuamente de un lugar a otro, sin mucho sentido, y si a eso le sumamos la falta de un ancla de estabilidad emocional para hacerle frente, nos llevará fácilmente por la negatividad, proyectando todo eso en el afuera. Si nos damos cuenta, todo aquello que nosotros cultivamos en nuestro interior se refleja en nuestros pensamientos, palabras y acciones. Trabajar por un estado de calma y de paz personal debiese ser, por tanto y sobre todo en estos días, nuestra principal responsabilidad.

La paz como propulsor mundial

Los sentimientos y valores universales trascienden todo tipo de barreras, y la paz es, indudablemente, uno de ellos. A lo largo de la historia, y especialmente en las últimas décadas, hemos sido testigos de diversos líderes y activistas fomentando la paz mundial. La sensación de certeza en cada uno de sus mensajes genera sinergia y la invitación a unirnos a movimientos y a apoyar esta causa de diversas maneras. En el fondo, todos queremos paz, pero muchos no sabemos como lograrla. En un momento en el cual nos encontramos sumamente conectados globalmente. Qué hacer desde nuestros asientos como espectadores?

En mi experiencia personal, se trata de tomar responsabilidad por el mundo alrededor a gran escala, pero siempre partiendo desde nuestro nivel más cercano, propulsando la paz en nuestros propios círculos. Todos tenemos la capacidad de liderar y de ser agentes multiplicadores; por tanto, si trabajáramos por incrementar los niveles de calma y tolerancia dentro de nuestra propia familia, en nuestro trabajo y relaciones sociales, ciertamente estaríamos marcando la diferencia, pudiendo inspirar a otros a hacer lo mismo.

El poder de amplificación que poseen las redes sociales para el apoyo global en esta materia es una prueba de que la capacidad de conectar con el mundo y agentes claves es mucho más simple y cercana, por lo que el activismo digital es una realidad que puede sentar la base para acciones  concretas. Si bien no pretenderemos cambiar el mundo completo, en este sentido, ya no hay excusas para al menos hacernos parte.

La vida siempre nos va mostrando espejos de cosas que suceden dentro nuestro y está en nosotros el prestar atención y trabajar por una vida con más calma, más justa y tolerante. Decisión que, sin duda, vale la pena tomar para desarrollar paz en medio de los conflictos.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X