La importancia de retomar nuestras rutinas de bienestar

Hoy, más que nunca, es momento del autocuidado. Tenemos derecho a seguir adelante, a volver a reír y a reunirnos con los cercanos.

Guía de: Espiritualidad

Durante casi dos años, todos los ciudadanos hemos sido protagonistas de un proceso totalmente inusitado de encierro producto de la pandemia. Actualmente, nuestro país se encuentra inmerso en una estrategia de desconfinamiento gradual que supone diversos desafíos, aprensiones a enfrentar y acciones a tomar para ir retomando una normalidad en nuestro cotidiano.

bienestar

Ya sea que se trate de personas diagnosticadas con Covid-19 y dadas de alta, estudiantes o trabajadores, muchos de ellos presentan, en mayor o menor medida, diversas preocupaciones genuinas respecto de un retorno a las actividades habituales. Este comportamiento se puede sumar a trastornos como la agorafobia -ansiedad en entornos abiertos o multitudes- y trastornos obsesivos compulsivos relacionados con la higiene y la limpieza, lo cual puede dificultar la adaptación de las personas a las nuevas rutinas de la sociedad a consecuencia del coronavirus.

Ahora bien, ¿cómo superarlo? Aunque es necesario abordarlo caso a caso, hay algunos consejos generales que pueden ser de gran utilidad para ello:

  • No alimentar el miedo:  Es necesario cortar la cadena de pensamientos catastróficos, perturbadores e irracionales. No podemos controlarlo todo, y en este sentido, la imaginación nos puede jugar una mala pasada. Tomemos las precauciones universales de higiene, pero no nos sobrepreocupemos. Si estamos muy estresados, podemos pedirle a alguien de confianza que nos ayude a analizar la situación de manera más objetiva y racional.
  • Establecer metas realistas: Es recomendable empezar por pequeños pasos que nos guíen hasta nuestro objetivo final. Al volver a la rutina quizás pretendamos abarcar más de lo que podemos, y por ello hay que establecer límites en nuestra rutina para evitar la sobrecarga. Para ello, planifiquemos metas u objetivos que deseamos alcanzar en una escala realista y sencilla, e incursionemos poco a poco en rutinas del mundo exterior, como salir a comprar y retomando un viaje en transporte público.
  • Intentar buscar el lado positivo de esta crisis: Por más complejo que pueda resultar,  podemos preguntarnos: “¿qué hemos aprendido de esto?” Ser agradecidos por lo que tenemos y no quejarnos o sufrir por lo que nos falta. Luchemos por salir fortalecidos de esta situación, aprovechemos de cultivar la resiliencia para darle un mayor sentido a lo que nos sucede.
  • Trabajemos en nuestro autocuidado: Hoy, más que nunca, es momento del autocuidado. Tenemos derecho a seguir adelante, a volver a reír, a reunirnos con los cercanos, tomando los resguardos necesarios, y disfrutar. Realicemos gradualmente todas aquellas actividades placenteras y saludables que hemos ido postergando todo este tiempo, tales como la vida al aire libre y la actividad física. Por otro lado, es importante poner orden en nuestras vidas, siguiendo rutinas que incluyan tiempo de descanso.
  • Llevar una alimentación sana. Evitar la comida chatarra y el exceso de azúcar y tener especial cuidado con la cafeína, ya que puede incrementar los niveles de ansiedad y estrés, son algunas recomendaciones asociadas a lo que consumimos en estos tiempos.
  • Pedir ayuda: Si la vuelta a la rutina se nos hace muy cuesta arriba pese al apoyo de nuestra familia y cercanos, siempre podemos acudir a apoyo profesionales ligados al área de la salud mental, quienes están especialmente preparados para ayudarnos a analizar la situación a la que nos enfrentamos de manera objetiva y facilitarnos herramientas para estabilizar, tomar las riendas y que el proceso de adaptación sea más llevadero. Al respecto, un portal gratuito es http://gob.cl/saludablemente.

Finalmente, la clave está en reconocer el miedo y entender que cada persona requiere de tiempos distintos para adaptarse a una nueva normalidad. Sentir temor por salir de casa es esperable considerando las circunstancias actuales, pero lo importante es enfrentarlo y tomar acciones concretas para disminuirlo progresivamente.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios