Ley de Atracción y la salud: El secreto de una salud extraordinaria

Si un hombre piensa de cierto modo, y realiza acciones necesarias para ello, se encontrará bien y con una salud extraordinaria.

Guía de: Espiritualidad

La Ley de Atracción contiene varios principios elementales para la vida y uno de ellos se centra en nuestra relación con la salud. Este Principio puede ser de enorme ayuda para todas aquellas personas que se sienten perdidas o desanimadas respecto a su propia salud, que sienten un vacío en su interior y que sienten que la vida es algo más que lo que están viendo a través de sus ojos. Y sí, lo cierto es que la vida es mucho más que lo que vemos; puede ser todo lo queramos que sea.

El principio de la salud

El Principio de la Salud nos dice que el cuerpo tiende a la salud de forma natural. La salud es el estado natural del hombre, y cada uno de nosotros contiene dentro de sí el Principio de la Salud. Por eso, cuando el hombre está en armonía y en equilibrio con el Universo, todas las funciones voluntarias de su cuerpo se realizan perfectamente y tienden a una salud extraordinaria.

El poder que SANA se encuentra dentro del propio ser humano. Al respecto, diversos ejemplos se ilustran en el libro y película “El Secreto”: Si un hombre tiene FE en la eficacia de una medicina (aunque se trate de un placebo), y es capaz de aplicar esa Fe en sí mismo, esa medicina le curará.

ley-atraccion

 

Por lo tanto, El Secreto de una Salud Extraordinaria requiere que cada uno PIENSE y ACTÚE tal como si estuviese completamente sano. Si un hombre piensa de cierto modo, y realiza acciones necesarias para ello, se encontrará bien y con una salud extraordinaria.

Cómo poner en práctica el principio de la salud extraordinaria

Para familiarizarnos con el Principio de la Salud, hemos de poner en práctica los tres pasos descritos en El Secreto; esta vez, enfocados únicamente en nuestra salud:

PEDIR: Pide al Universo y haz tuya la salud a través de la FE. Debemos pensar que lo que deseamos va a llegar, sí o sí. Sí o sí. Pensar que llegará, sentir que llegará y confiar ciegamente en el Universo que todo lo da. Aquello que nosotros hacemos mentalmente es en aquello que nos convertimos físicamente. Estás físicamente en este mundo para recibir salud y disfrutar de la salud. Si tu pensamiento lo relaciones siempre con tu salud, entonces tu pensamiento guiará a tu subconsciente para que te proporcione toda la salud que necesites.

CREER: En este sentido, es de suma importancia entrar en completa conexión de pensamiento con la salud. Por ello, separa todas las relaciones mentales de enfermedad e ingresa en relaciones mentales de salud.

La mejor forma de hacerlo es formando una imagen mental en la que te veas sano, imaginando un cuerpo perfectamente saludable y fuerte. Observa esa imagen el tiempo suficiente como para hacerla tu pensamiento habitual dominante.

Visualiza e imagínate a ti mismo con un estado físico perfecto. No afirmes que estarás bien: Afirma que ESTÁS BIEN, armonizando con las siguientes afirmaciones: “Yo estoy perfectamente bien” y “Gracias al Universo por el hermoso regalo de la salud”. Puedes repetir estas frases, con ojos abiertos o cerrados, por el tiempo que desees. Mientras más tiempo dediques a este paso, más conectado estarás con el Principio de Salud.

 RECIBIR: Ábrete a recibir salud, porque lo mereces, y actúa como una persona perfectamente sana: Imagínate caminando por la calle con el cuerpo recto, a paso vigoroso haciendo tu trabajo diario fácilmente, con energía de sobra, sin cansancio ni debilidad. Piensa en tu salud y lo mucho que vas a disfrutar de la vida con tu condición de salud perfecta. Piensa en ti y actúa, en todo momento, como un personaje fuerte y sano. Esta debe ser una verdad irrefutable, con Fe absoluta. Tu mente afectará a tu cuerpo físico. Nunca alojes un pensamiento contrario.

Tener una mente y un cuerpo sanos nos dará la energía para tener el entusiasmo por las nubes. No olvides que el entusiasmo es la vitamina que necesitamos a diario para convertir las situaciones poco gratas en soluciones, y ver los obstáculos en el camino como oportunidades para reforzarnos y seguir aprendiendo. Así que te aconsejamos desde este momento que, sin importar tu estado de salud actual, cambies tu frecuencia actual a una más elevada ya que siempre te ha de reportar beneficios, y que, sin dejar de lado las indicaciones de tu médico, pongas en práctica el Principio de la Salud para mejorar tu vida.

 

 

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X