Vencer el miedo a la hora de tomar decisiones: ¿Cómo hacerlo?

Un ejercicio habitual y al cual es importante ponerle atención. No todas las determinaciones tienen la misma relevancia y requieren del mismo esfuerzo.

Guía de: Espiritualidad

En un mundo tan dinámico y lleno de cambios constantes, nuestras mentes se encuentran, muchas veces, en estado de alerta e hiperestimuladas por decenas de distractores. En este escenario, tomar decisiones no es una tarea fácil. Sobre todo, si sabemos que estas decisiones son importantes para nosotros y suponen grandes cambios, pues gestionar el miedo puede ser un reto.

Estamos tomando decisiones constantemente, muchas veces sin darnos cuenta, pero muchas otras enfrentándonos a elecciones que van a determinar nuestro futuro. Ahora bien, es importante saber que no todas las decisiones tienen la misma relevancia. Cada decisión requerirá diferente grado de energía, muchas de esas decisiones son intrascendentes, y sólo algunas requerirán toda nuestra atención y esfuerzo.

miedo

En este caso, la primera emoción que suele aparecer cuando nos enfrentamos a una decisión importante es el miedo, y específicamente, el miedo a equivocarnos.

El miedo a tomar una decisión es la expresión de diversos mecanismos psicológicos, tales como la intolerancia a las posibles consecuencias negativas de nuestras decisiones, los estilos perfeccionistas y excesivamente autocríticos presentes en nosotros, con diálogos internos que tienden a enunciarse utilizando “debería” en vez de expresar nuestras decisiones como “me conviene”, entre otras formas de autosabotaje que van disminuyendo nuestra autoconfianza y dificultando tomar nuevas decisiones. Dicho en otras palabras, el miedo a tomar decisiones viene por la preocupación de las posibles consecuencias.

 

Aprendiendo a soltar el miedo a las decisiones:

A continuación comparto 3 formas de apoyarnos en la toma de decisiones en todos los aspectos de nuestra vida:

1. Respaldemos nuestras decisiones con un plan B:

Cuando estemos frente a una decisión compleja, analicemos todos los posibles escenarios como consecuencia de tomar esa decisión o no tomarla. Para ello, podemos escribir en un cuaderno o nuestro computador un cuadro comparativo que incluya las siguientes ideas:

  • Qué es lo mejor que podría pasar si tomo la decisión.
  • Qué es lo peor que podría pasar si tomo la decisión.

Frente a los resultados que obtengamos es recomendable crear un pequeño plan B para reaccionar en el supuesto caso que obtengamos tal o cual resultado.

2. Tomar las decisiones en el momento adecuado:

Si bien no existe un momento perfecto, sabemos que no es bueno tomar decisiones cuando nuestro estado emocional no es el adecuado, ni cuando somos presa de un estrés agudo. Si queremos vencer al miedo a tomar decisiones lo más recomendable es que preparemos mentalmente el ambiente o el momento adecuado.

Tomar decisiones cuando ya hemos reflexionado sobre las consecuencias y cuando nos sintamos respaldados al saber qué hacer en caso de que las cosas no funcionen como esperábamos. Por ello, tomar la decisión correcta en un estado de serenidad, centrados en lo que estamos haciendo, sin presiones de nadie, es lo más recomendable.

3. Pensar  primero en nosotros:

A veces el miedo a tomar una decisión viene por temor de lo que otros puedan pensar o decir sobre nosotros. Para vencer ese miedo seamos plenamente conscientes que nuestras decisiones son solamente nuestras y a la primera persona que le van a afectar, tanto positiva como negativamente, es a nosotros. En este caso, nuestra prioridad es siempre nuestra salud física y mental y nuestra calma.

Algunas preguntas que nos pueden apoyar en esta etapa son las siguientes:

  • ¿Qué decisión nos  daría más paz, tranquilidad o seguridad?
  • De qué creemos que nos  arrepentiríamos  más ¿de hacerlo o no hacerlo?

Preguntas como estas nos harán conectar con aquello que realmente queremos por debajo de todas nuestras capas de inseguridad, y nos ayudarán a vencer al miedo.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios