¿Cómo funciona la motivación en las personas?

Hay varias teorías que explican la motivación humana, sin embargo, es importante saber que la motivación puede manejarse interiormente para lograr empujarla hacia arriba cuando la necesitemos.

En psicología existen varias teorías que explican el funcionamiento de la motivación humana, desde la Teoría de la jerarquía de necesidades de Maslow hasta la teoría de fijación de metas de Locke. Sin embargo  es importante tener en claro que la motivación no es algo que venga de lo externo sino que puede manejarse interiormente  para lograr  empujarla hacia arriba cuando la necesitemos, si aprendemos a guiarla.

La motivación se basa principalmente en la actitud que nosotros manifestemos ante la vida y ante todo lo que nos pase. Esta actitud muchas veces se ve  influenciada por los acontecimientos que ocurren en nuestro alrededor y la manera que los interpretamos. Dependiendo de cómo manejemos nuestra reacción ante esos factores externos, así podremos influir en nuestra motivación.

Motivación

Imagen: Francisco Javier Olea

Esto quiere decir que los acontecimientos que nos ocurren día a día no son malos ni buenos, son acontecimientos simplemente, son parte de los cambios que forman parte del devenir de la vida. Nuestra mente es quien  puntúa estos hechos de positivos y negativos según nuestros aprendizajes previos, emociones,  cultura y la sociedad de dónde venimos, pero en definitiva, no sabemos si esos hechos causarán un efecto positivo o negativo en nosotros  a mediano o largo plazo. Este punto se puede confirmar en los casos en que nos ocurre algo en la vida calificado por la mayoría de las personas como negativo, como una ruptura o una muerte de un ser querido que finalmente nos da la posibilidad para crecer como personas y ver la vida desde una perspectiva nueva e inimaginada.

De esta manera vamos constatando que el poder para interpretar los acontecimientos que nos ocurren día a día está en nosotros,  cuando decidimos que vamos a reaccionar positivamente ante aquellas cosas que muchas veces no podemos cambiar  comenzamos a autoliderarnos  y ser responsables de nuestra propia motivación.

El secreto está principalmente en observar los pensamientos automáticos negativos que tenemos en relación al éxito y al logro de metas. Las concepciones aprendidas acerca de las relaciones, el dinero, la salud, la sociedad, los roles y el mundo son aquellos que nos limitan a desarrollarnos en todo el potencial que poseemos y por lo tanto, limitan la motivación diaria que podamos tener. La  baja motivación que podamos tener frente a la vida o a un área en particular se ve estrechamente ligada a nuestros miedos más profundos inculcados en nuestra infancia como las carencias de afecto y, bienes materiales. La buena noticia es, que como personas adultas tenemos el poder de superar estos miedos cambiando nuestras concepciones acerca de la frustración y el triunfo.

Se ha escrito numerosa bibliografía acerca de los pensamientos que guían a los emprendedores para lograr sus objetivos,  son pensamientos positivos frente a  las dificultades  que les presenta el medio y que para otros podrían ser  fracasos irrenunciables.

Hagámonos cargo del poder que tenemos para motivarnos, revisemos aquellos pensamientos absolutos que nos limitan para lograr lo que queremos ser en la vida, dejemos las excusas y comprendamos que mantenernos motivados depende exclusivamente de nosotros y la manera en que pensamos determina lo que puede regalarnos la vida.

Links:

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X