Clamidia: La Enfermedad de Transmisión Sexual más común en todo el mundo

Afecta sobre todo a adolescentes y es prácticamente asintomática. ¿Cómo combatirla?

Clamidia

Al igual que la Sífilis y el Micoplasma genital, la Clamidia también es una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS). De hecho, la infección por la bacteria Clamidia (Chlamydia trachomatis) es la ETS más común en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud informa un total de 90 millones de casos nuevos año tras año y su mayor prevalencia se encuentra entre adolescentes (de entre 15 y 19 años).

Dicha infección puede ser contraída por medio de sexo oral, vaginal o anal; tanto por hombres (en la uretra, recto o garganta) como mujeres (en el cuello del útero, el recto y la garganta). Cualquier persona activa sexualmente puede contagiarse con esta enfermedad. Corren un mayor riesgo la población joven, quienes tengan compañeros sexuales múltiples y/o no utilicen ningún método anticonceptivo de barrera al momento del encuentro sexual. Sin embargo, también puede ser contagiada durante el parto por una madre a su bebé.

Tal como otras ETS, la Clamidia es prácticamente asintomática (un 75% de las mujeres que la poseen y un 50% de los hombres que la padecen, no presentan síntomas).

Ahora bien, quienes sí experimentan síntomas pueden sentirlos hasta varias semanas después del contagio. Los síntomas que pueden presentarse serían:

  • En mujeres: Flujo vaginal anormal, ardor al orinar, dolor durante las relaciones sexuales, dolor abdominal bajo, dolor e irritación rectal, sangrado entre períodos menstruales, náuseas e incluso fiebre.
  •  En hombres: Secreción del pene, ardor al orinar, dolor e inflamación testicular, dolor e irritación rectal, dolor abdominal bajo, entre otros.

Clamidia

Es necesario señalar que la Clamidia tiene tratamiento y éste consiste principalmente en un régimen antibiótico. Mientras la persona que padezca clamidiasis se encuentre en tratamiento, la idea es que no mantenga relaciones sexuales. Lo mismo, su pareja también debe ser tratada.

Finalmente, si una persona infectada por Clamidia no recibe tratamiento, pueden presentarse complicaciones. Por ejemplo, las mujeres pueden desarrollar una Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI); la cual, puede producir esterilidad, dolor pélvico crónico y embarazos extrauterinos, entre otros. En hombres, las complicaciones abarcan infecciones uretrales y dolor testicular.

Es por ello que es recomendable –ante cualquier sospecha- la realización oportuna de la prueba. Las pruebas para las ETS debiesen ser parte habitual del cuidado de salid de toda persona responsable. ¡Haz las tuyas!

Clamidia

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X