Improvisación: Dejar fluir puede ser un arte muy favorable de practicar

¿Sabías que improvisar te vuelve una persona creativa y conlleva muchos beneficios?

Guía de: Psicología y Tendencias

Improvisación

En un artículo anterior, ya hablamos del tema de la creatividad como la capacidad de creación que surge como el fruto del pensamiento divergente. Hoy nos convoca un tema similar y muy relacionado que se conoce como la improvisación.

La improvisación se define como la acción y efecto de improvisar; es decir, de hacer algo de pronto, sin estudio ni preparación. En teatro, la improvisación se considera el “arte de dejar fluir las emociones por el alma  durante un espacio de tiempo”. ¿Será posible utilizar esto como un recurso para la vida cotidiana?

Como ya se mencionó anteriormente, la improvisación y la creatividad están íntimamente conectadas. Hay quienes sostienen que la esencia de la creatividad sería la improvisación; que parecería ser un elemento fundamental para poder concebir el hecho creativo. En otras palabras, sólo se puede ser creativo si nos permitimos ser espontáneos, jugar  e improvisar. Y más aún, parece ser algo innato al ser humano. En palabras de Nachmanovitch: “Crear es para el ser humano tan natural como respirar”.

Improvisación

“La vida es lo que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes” John Lennon.

Yendo más allá, expertos sostienen que la improvisación constituye una poderosa herramienta para el desarrollo personal. ¿Por qué? Pues por varias razones:

  1. Porque nos fuerza a estar preparados ante cualquier acontecimiento.
  2. Porque nos hace estar abiertos a aceptar siempre lo que la vida nos propone tras distintas situaciones.
  3. Porque nos permite desarrollar confianza en nosotros mismos y nuestra capacidad de intuición.
  4. Porque nos ayuda a mejorar nuestra capacidad de resolver problemas en distintas áreas
  5. Porque nos plantea la opción de utilizar nuestros recursos de manera espontánea y novedosa.
  6. Porque nos permite estar abiertos a tomar nuevas oportunidades que se presentan y nos pueden llevar por mejores caminos.

¿Y cuál sería la clave? Al parecer no habría una forma específica de aprender a improvisar. Algunos sí señalan que ayudaría el centrar nuestros pensamiento en el momento presente y prestar plena atención a lo que está ocurriendo aquí y ahora. Sin embargo, al ser algo natural –como ya mencionamos- la mejor clave sería abrirse a la propia capacidad creativa y de improvisación, sobre todo atreviéndose a practicarla. Finalmente, el mundo en el que vivimos es una lugar bastante impredecible y complejo.

Improvisación

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X