Inicio » Vida Sana » Equipo

¿Cuáles son los signos de la ansiedad?

Si sufres de crisis de pánico o no sabes como reaccionar frente a situaciones, padeces de ansiedad.

Muchos creen que la ansiedad es sólo un desborde de nuestras emociones, pero lo que no saben es que en realidad es un mecanismo natural de defensa del organismo. Es un proceso normal, adaptativo, pero por sobre todo, funcional. Todo quién lo posea, debe considerar en primer lugar que no representa ningún problema de salud y no debe verse como algo malo.

A partir de lo señalado por Clínica de la Ansiedad, ésta es definida como “ una respuesta de alerta ante situaciones consideradas amenazantes”. Es un mecanismo que ocurre a nivel universal, por lo que se puede dar en todas las personas.

ansiedad

Foto: internet

Genera  tomar las medidas convenientes tales como huir, atacar, neutralizar, afrontar, adaptarse, entre otras, según la naturaleza del riesgo o peligro detectado. Este último es completamente individual, dado que lo que para uno es un peligro, para otro puede no serlo como, por ejemplo, la obstaculización de un proyecto o la aspiración de algo. Sin embargo también es importante destacar que la ansiedad mejora el rendimiento y la capacidad de anticipación y respuesta.

Los signos para detectarla pueden desarrollarse a nivel físico, psicológico, conductual, intelectual y social.

Taquicardia y opresión del pecho

En el nivel físico encontramos la taquicardia, la opresión en el pecho, la falta de aire, una excesiva sudoración, molestias digestivas, mareos, vómitos y el “nudo” en el estómago.

En algunos casos también se pueden haber alteraciones en el sueño, la alimentación y la respuesta sexual.

En el nivel psicológico, ocurre la sensación de inseguridad, inquietud, agobio, ganas de huir o atacar, inseguridad y el temor a perder el control.

En el nivel conductual, se presentan bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estar quieto o en reposo y cambios en la voz.

En el nivel intelectual, impera la dificultad de atención, concentración, memoria, preocupación excesiva, existen expectativas negativas, un incremento de dudas y la tendencia a recordar cosas desagradables. Por último, en el nivel social, se presenta irritabilidad, dificultad para iniciar o seguir una conversación, bloqueos o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder y problemas  para expresar las propias opiniones.

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X