5 alimentos para combatir el frío sin sumar kilos

El sedentarismo se acrecienta en invierno y el gasto de energía es menor, lo que sumado al consumo de comidas altas en grasas, da como resultado un alza de kilos.

Guía de: Vida Sana

Infusiones, legumbres y caldos de verduras son algunas de las comidas recomendadas para enfrentar las bajas temperaturas del invierno sin sobresaltos.

Entre tres y cuatro kilos engordan las personas durante la época invernal. Así lo indica la nutricionista de Edenred, Alejandra Orellana, quien agrega que la ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono y azúcares aumenta en esta etapa del año, debido a la existencia de diversos mitos como que el organismo necesita más calorías para conservar la temperatura corporal.

Foto: Internet

Asimismo, la especialista agrega que otra de las causas del incremento de peso es la poca actividad física que se realiza en este periodo. El sedentarismo se acrecienta y el gasto de energía es menor, lo que sumado al consumo de comidas altas en grasas, da como resultado un alza de kilos. “Nuestros requerimientos energéticos no se modifican según las estaciones del año, pero si influyen en nuestro gasto de energía la menor actividad física”, asevera.

Por tanto, no sólo es importante abrigarse para enfrentar el invierno, sino que también es fundamental que la alimentación se adapte a las circunstancias y que se recurra a comidas que otorguen naturalmente la sensación de calor y faciliten la generación de energía, sin sobrepasar las calorías necesarias.

Si quieres mantener tu peso, los chocolates, pasteles y frituras no son las mejores opciones para capear el frío. A continuación, algunas comidas para cuidar la figura y combatir las bajas temperaturas:

1.- Legumbres: Son bajas en grasas y ricas en fibra, proteínas, minerales y vitaminas. Poseen bajo índice glicémico, son buenas para el metabolismo y contribuyen a mantener la temperatura corporal.

La nutrióloga del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Karin Papapietro, confirma que este alimento es una buena alternativa, pero aconseja que “se debe preparar sin embutidos”. La idea es acompañarlas de verduras, evitando el arroz y los fideos.

2.- Sopas, caldos y guisos: Se debe optar por sopas de verduras y pollos, evitando aquellas que son tipo cremas o con mucha grasa. Estas comidas favorecen la hidratación del cuerpo y ayudan a mantener una temperatura adecuada.

La nutricionista de la Clínica Alemana, Rinat Ratner, explica que las sopas y guisos “no muy cargados” son bajos en aporte calórico y altos en fibras y vitaminas. Se debe preferir verduras ricas en betacaroteno y vitamina C como las espinacas, acelgas, zanahoria y zapallo. En la vereda de las frutas, las mejores opciones son el kiwi, mandarina, pomelo y naranja.

Ratner explica que un caldo de verduras verdes posee aproximadamente 25 calorías por porción. Del mismo modo, un caldo de vacuno o pollo, siempre y cuando se retire la grasa que queda en la superficie, no sobrepasa las 10 calorías por plato.

Asimismo, aconseja la preparación de budines de verduras, ya que son platos muy saciadores debido a la alta cantidad de fibras que poseen las verduras.

3. Grasas saludables: Alimentos como el salmón, jurel, atún, sardina, semillas y aceite de linaza, aceite de canola, aceite de soya, semilla o aceite de chía y nueces poseen grasas saludables, como el Omega 3, ideales para combatir el frío.

A juicio de la académica de la Escuela de Nutrición de la UBB, Gloria Cárcamo, el Omega 3 controla los niveles de colesterol total  y de lipoproteínas de baja densidad (LDL). “Contribuye a bajar las porciones lipídicas adosadas en las paredes coronarias; disminuye los niveles de triglicéridos y reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular”, afirma y añade que, en promedio, una porción de pescado aporta sólo  120 calorías.

4. Condimentos sanos: Se recomienda condimentar las comidas con ajo y jengibre, además, de optar por la cebolla, ya que no sólo son ideales para el frío, sino que también para fortificar el sistema inmunológico.

El ajo posee alicina, sustancia que posee propiedades antibióticas y antioxidantes, lo que favorece en la prevención de la gripe y el resfrío. Por su parte, el jenjibre tiene efectos antiinflamatorios y expectorantes, y la cebolla posee diversas vitaminas.

También se recomienda el picante y el pimiento, ya que, según la nutricionista argentina Susana Aranda, poseen pocas calorías y “dan la sensación de calor”.

5. Infusiones: Se aconseja ingerir varias infusiones calientes al día, como té o de hierbas, pues es importante mantenerse hidratado durante el invierno para aliviar la mucosidad de la gripe o resfríos.

Susana Aranda sugiere reemplazar el agua fresca por las infusiones. Éstas de por sí no tienen calorías, “si se toman con edulcorante”.

Bonus track:

  • Evitar el consumo de alcohol: Aunque otorga un efecto momentáneo de calor, producido por un aumento de la circulación de la sangre, contiene muchas calorías.
  • No modificar los hábitos de alimentación: No se deben aumentar las cantidades. Hay que mantener un buen desayuno y el almuerzo tiene que ser más fuerte que la cena.
  • Practicar actividades deportivas: No sólo mantienen al cuerpo ejercitado, sino que también se convierten en una fuente de regulación de la temperatura.
  • Si surgen los antojos de algo dulce: Se aconseja preparar arroz con leche o flanes con leche descremada y endulzante. Otra excelente alternativa es un chocolate caliente, hecho con leche descremada, cacao sin azúcar y endulzante.

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X