Inicio » Vida Sana » Equipo

Anti dietas: Aseguran que comer tierra tiene beneficios

La idea suena poco apetitosa pero cada día suma adherentes que se comen una cucharada de tierra diaria

La idea de consumir tierra suena poco apetitosa, pero en la práctica existe una larga historia sobre esta extraña dieta que se realiza a nivel mundial por un grupo reducido de personas.

comer barro

comer barro es la última moda alimenticia

El informe realizado por Sera Young, investigadora de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York, demuestra que la forma común de comer tierra es hervirla, la cual podría proteger al organismo contra invasores como gérmenes y parásitos.

La dieta se realiza con mayor frecuencia en regiones tropicales donde abundan los microorganismos. Quienes consumen con mayor frecuencia la tierra son niños y embarazadas, personas con un sistema inmunológico más vulnerable y más propensos al ataque de patógenos.

El uso medicinal de la arcilla se remonta a los inicios de la humanidad, donde era utilizada para curar heridas y problemas inflamatorios. Los historiadores creen que se debe a una imitación sobre los animales, los que cuando tienen una lesión se revuelcan en la tierra.

Antiguos documentos han establecido que médicos egipcios utilizaban la tierra contra inflamaciones, la que aplicaban con fangos calientes del rio Nilo para tratar enfermedades reumáticas.

El naturópata francés, Raymond Dextreit, sostiene que la arcilla es una sustancia viva que actúa con discernimiento y frena la proliferación de cuerpos parasitarios  favoreciendo la reconstitución celular. Por su poder de absorción neutraliza y drena las impurezas de los tejidos, retiene todo tipo de líquidos absorbiendo los malos olores.

El director del Departamento de Nutrición y Dietética, del King´s Collage de Londres Rick Wilson, aseguran que comer arcilla es una situación común en África para evitar las deficiencias de zinc en el organismo, lo cual no es propio en  los países desarrollados.

El especialista enfatiza en la necesidad de tener precauciones, ya que la ingesta de arcilla o tierra sin tratamiento para el consumo, puede contener arsénico, plomo, u otros elementos capaces de afectar la salud.

Cuando la arcilla sufre una elevación brusca de la temperatura  pierde gran parte de su poder terapéutico, por lo tanto se debe evitar un calentamiento brusco al prepararla, evitando sobrepasar la temperatura de ebullición del agua.

La arcilla seca no tiene tanto valor terapéutico; las verdaderas propiedades se encuentran cuando la arcilla es previamente humedecida. Actualmente se utilizan baños de arcilla para combatir enfermedades como la artritis, reuma, enfermedades de la piel, dolor después de una fractura o un esguince.

 

 

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X