Estudios: Endulzantes artificiales estimularían el apetito y la formación de grasas

Algunos sustitutos del azúcar, aunque tienen menos calorías, fomentarían la sensación de hambre y la producción de tejido adiposo.

Guía de: Vida Sana

Eliminar el consumo de azúcar en nuestra dieta es lo primero que se indica para bajar de peso. Por  lo tanto, es común recurrir a los edulcorantes artificiales para perder los kilos extras y comenzar un régimen alimenticio que creemos será más sano.

Sin embargo, diversas investigaciones demostrarían que las prácticas anteriores son erróneas. Una publicación en la revista Cell Metabolism, desarrollada por  el Centro Charles Perkins de la Universidad de Sydney y el Instituto Garvan de Investigación Médica, menciona que este tipo de productos cambian las percepciones del gusto y estimularían el apetito, ya que simulan un estado de hambruna en el cerebro, provocando que ciertas personas busquen energía mediante la ingesta de más comida.

Además, pueden causar diversos trastornos metabólicos, como incrementar el riesgo de  desarrollar diabetes y generar un aumento de peso a largo plazo. “Después de la exposición crónica a una dieta que contenga como edulcorante la sucralosa, vimos que los animales empezaron a comer más”, dijo el profesor Greg Neely de la Universidad de Sydney.  Algo que, según los científicos, se puede extrapolar a los humanos.

endulzantes

En un primer momento, la investigación se inició con pruebas en las moscas de la fruta. En cinco días con endulzantes artificiales, los insectos habían incrementado su consumo de calorías en un  treinta por ciento. Después experimentaron con ratones y los resultados fueron similares, ya que los roedores también aumentaron su ingesta de alimentos. Según Neely,  el consumo crónico de edulcorantes artificiales “acrecienta la intensidad del dulce en comparación con el azúcar  y, en su momento, fomenta al animal a comer de más”.

A juicio del académico, “al interior del cerebro, la sensación de dulce se asimila a la de contenido energético. Cuando se pierde el equilibrio entre el dulce y la energía, por un cierto periodo de tiempo, el cerebro recalibra e incrementa el total de calorías consumidas”.

Formación de grasas

Sin embargo, lo relatado anteriormente no sería la única consecuencia nefasta del consumo de endulzantes, pues un análisis desarrollado por investigadores de la Universidad George Washington en Washington (EE.UU.) develó que la utilización de sucralosa – edulcorante artificial con cero calorías, pero que endulza hasta 650 veces más que el azúcar-  altera el metabolismo de quienes la consumen y facilita la acumulación de tejido adiposo.

Los científicos estudiaron los efectos de este endulzante en las muestras de grasa abdominal y en las células madres derivadas de tejido graso humano. Como resultado se obtuvo que estos productos incrementan la expresión de los genes que se activan para elaborar grasa en el cuerpo.

Para el endocrinólogo e investigador principal del estudio, doctor Sabyasachi Sen, muchas personas que son conscientes de su salud prefieren reemplazar el azúcar por estos endulzantes. “Pero existe una creciente evidencia científica de que estos productos promueven una disfunción metabólica”, afirmó el facultativo.

En la investigación, las células madres fueron expuestas a la sucralosa durante 12 días y se descubrió un considerable aumento en la expresión de los genes indicadores de la producción de grasa e inflamación.

Luego efectuaron otro análisis, sustrajeron una muestra de grasa de ocho personas que consumían endulzantes, como sucralosa, aspartamo y acesulfamo de potasio, tanto obesos como con peso normal. El tejido adiposo de todos ellos contenía un mayor consumo de glucosa, a diferencia de quienes no usaban estos edulcorantes.

Recomendaciones naturales

Algunos de los endulzantes artificiales más populares en el mercado hoy en día son la sucralosa, el aspartamo, la sacarina y el acesulfame de potasio, también conocido como – acesulfame K.

Estos productos se usan en casi todos los refrescos de dieta, lácteos, postres y en la mayoría de los alimentos con bajo contenido de azúcar.

Una de las mejores alternativas naturales para reemplazar el azúcar es la miel, pues proporciona algunos nutrientes y antioxidantes, por tanto, no son simplemente calorías vacías. Otra opción es la stevia, pero no la artificial. Idealmente consumir las hojas de stevia en polvo orgánicas.

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X