Inicio » Nutrición » Equipo

El huevo: Un riesgo potencial para la salud

Sepa en qué consiste la salmonella y las medidas que hay que tomar con los huevos para no sufrir sus temibles efectos.

A raíz de la intoxicación masiva ocurrida en la comuna de Peñalolén, consumidores resultaron afectados por mayonesa casera contaminada con salmonella, resultando inclusive una persona fallecida producto de un no control a tiempo de su intoxicación.

La bacteria resultante es conocida como “salmonella enteritidis”, la cual generalmente se encuentra en la cáscara del huevo. Este contamina su cáscara con la bacteria al pasar por el conducto y la cloaca de la gallina (lugar por donde sale el huevo) pasando luego a contaminar alimentos como la mayonesa, producto de una manipulación e higiene no adecuada.

Huevo

Foto: Reuters

La mala manipulación de los huevos puede causar graves problemas de salud.

Esta bacteria también puede contaminar el interior del huevo, aun cuando esto se produce generalmente cuando el ambiente productivo no reúne condiciones higiénicas adecuadas y posee un mal manejo veterinario. En este caso, el huevo viene contaminado en su interior y por lógica, lo más seguro,  es que también su cáscara se encuentre con altos niveles de bacteria. Sin embargo, debido la las exigentes  normas chilenas y controles del SAG, esta contaminación es menos común en Chile.

La salmonelosis -toxiinfección de origen bacteriano que normalmente se transmite a través de los alimentos como el huevo cuando no se han manipulado en condiciones higiénicas adecuadas-, presenta síntomas como: vómitos y diarrea que pueden llegar a ser grave.

Los síntomas aparecen entre las 12 y 36 horas después de haber ingerido un alimento contaminado y persiste de 1 a 4 días. Por ello, es fundamental mantener una buena higiene en la cocina, lavar los huevos antes de utilizarlos. Lavarse las manos y limpiar los utensilios después de manejar los huevos, cocinar los alimentos a temperatura suficiente, mantenerlos en el frigorífico tras su preparación si no son para consumo inmediato y no dejarlos a temperatura ambiente.

Esta bacteria no es demasiado resistente a condiciones ambientales relativamente habituales, tales como concentraciones elevadas de sal, luz solar, desecación o calor; incluso no resiste temperaturas habituales de cocinado, por encima de los 70º, es por esta razón que la autoridad sanitaria recomienda cocer los huevos antes de su utilización  por al menos 5 minutos.

Links:

Más sobre Nutrición

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X