Amaranto, el grano sagrado que aporta más proteínas que la leche

Además de ser fuente proteica, la semilla tiene beneficios para el sistema cardiovascular y posee notables características nutricionales en cuanto a vitamina A, B y C.

Guía de: Vida Sana

Para quienes han buscado o siguen intentando encontrar la dieta equilibrada y la alimentación ideal, el amaranto debiese estar considerado bajo todo punto de vista.

Es que este cereal, también conocido como kiwicha, el cual consumían los pueblos precolombinos antes de la llegada de los españoles, es una fuente rica en proteínas, hierro y calcio.

Además de su gran contribución nutricional, se le adjudicaban propiedades “sagradas” como ser una fuente de felicidad, bienestar y alegría; junto con ser estimulante del buen humor, debido a la presencia de serotonina, una sustancia que estimula el estado de ánimo y combate la depresión y el desánimo.

Amaranto

Foto: Rubén García

De esta planta, que tiene unas 60 especies distintas, se considera por los expertos como una verdura, cuyo sabor y composición similar son muy parecidos a las espinacas, incluso hasta en la forma de cocinarlo.

Beneficios para la salud

El consumo habitual de amaranto ayuda a controlar el azúcar y el colesterol en la sangre, reduce los riesgos cardiovasculares y es una forma de prevenir el cáncer de mama, la hipertensión y la osteoporosis. Del mismo modo, constituye un excelente estimulante del desarrollo muscular, refuerza el sistema inmune y apoya los procesos de recuperación en casos de lesiones o convalecencias quirúrgicas.

Aparte de todos esos beneficios y sus notables características nutricionales en cuanto a vitamina A, B y C, este cereal de semillas pequeñas y blancas, es fácil de cultivar y se adapta a casi todo tipo de suelo y clima. Por muy inhóspito que sea.

Es que para la producción y cultivo se necesita aproximadamente un 50% de agua menos que para el cultivo de otros cereales, lo que demuestre abiertamente que este grano rinde mucho, con gran ahorro económico y enormes propiedades nutritivas.

Mayor valor proteico que la leche

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el amaranto posee un 75% sobre un valor proteico ideal de 100%, lo que lo eleva por sobre la leche de vaca (72%), la soja (68%) y el maíz (44%). La razón principal a tan alta valoración es que el amaranto contiene lisina, un aminoácido que se encuentra en nula o limitadas proporciones en el resto de los cereales, lo cual eleva grandemente la calidad proteica del mismo.

Respecto a la forma de consumirlo, el amaranto puede consumirse casi en su totalidad. Los tallos pueden usarse como verdura o forraje para animales, las hojas en guisos y la semilla se puede usar hasta para hacer pastelería y panes sin gluten, recomendando especialmente este alimento para personas con problemas digestivos o de colesterol alto. La semilla es recomendada para ser consumida cocida y su cocción resulta fácil y rápida.

En bebés y niños de la primera infancia es recomendable incorporar el amaranto a la dieta con precaución, a partir de los siete meses, ya que la intención principal es aprovechar sus grandes cantidades de hierro.

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X