Médico que defiende nutrición basada en plantas advierte sobre los riesgos de la carne

Rodolfo Neira, dedicado a la medicina holística, sostuvo que el exceso de consumo proteico animal se relacionaría con varios males.

Guía de: Vida Sana

“En cinco años más, comer animales y hacer asados serán vistos igual que fumar. Y sabemos que el tabaco hace daño, no en una célula del cuerpo, sino que en todas”, así lo sostuvo firmemente el doctor Rodolfo Neira en una charla de “Nutrición basada en plantas” efectuada hace algunas semanas en la Ecoferia de La Reina. Inclusive, bromeó agregando que “estarán todos escondidos preparando asados, casi con capucha para que nadie los vea”.

Rodolfo Neira es médico internista de la Universidad de Chile, con especialidad en medicina intensiva. Luego de estudiar durante 12 años decidió hacer un giro en su carrera, enfocándose en la medicina holística y en la “alimentación consciente”, la cual apunta a entender y mejorar el cuerpo, mente y alma como un todo.

doctor-carne-1

A su juicio, existe bastante demostración científica que aconseja abandonar la proteína animal.“No se necesita por ningún lado. La evidencia es cada vez más fuerte en torno al perjuicio que nos genera. Pensábamos que la proteína animal era absolutamente necesaria, sin embargo hoy sabemos que induce cáncer. Así es, ¡induce cáncer! Y no por la grasa ni por la forma convencional de sufrimiento, sino porque hay muchos factores inmersos en la proteína animal que deterioran nuestra salud”, aseveró.

Continuó explicando que “culturalmente se nos condicionó a comer de todo, se nos dijo que éramos omnívoros, sin embargo fue una desviación evolutiva”. Nature, una de las más prestigiosas revistas científicas a nivel mundial, indica que el comportamiento inicial de la superficie dental, de las especies pasadas, refleja que anteriormente sólo existía una nutrición basada en plantas. “Luego, vino la información de la industria. Se nos dijo que había que comer mucha carne y lácteos porque eso era el origen de la nutrición”, aseguró.

El organismo requiere de aminoácidos esenciales para su correcto funcionamiento. El cuerpo no los sintetiza y debe consumirlos de los alimentos. La creencia era que las proteínas animales tenían este “pool” de aminoácidos esenciales adecuados y, más encima, con buena digestibilidad.

“Sin embargo, nos damos cuenta que el exceso de consumo proteico animal está relacionado con el envejecimiento precoz, enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon y otros cánceres más. Entonces, es raro que exista algo que me entregue proteínas de buena calidad y, por el otro lado, me mate”, declaró Neira y señaló que el sistema sanitario “está gobernado absolutamente por la industria ganadera, lechera y farmacéutica. En un 100%. Y no lo digo yo, lo dicen miles de directores potentes de tremendos hospitales en EEUU y en el Reino Unido. El problema es que son pequeños grupitos que jamás se mostrarán en los medios”.

Proteínas de alta calidad

La longevidad está comandada por una nutrición basada en plantas. Este año 2019, el departamento de Salud de Canadá lanzó una nueva versión de su guía alimenticia, incluyendo varios cambios desde su última publicación en el 2007. En ella, se recomienda eliminar los lácteos como grupo alimenticio, reducir considerablemente las proteínas y grasas animales, consumir una dieta basada en fuentes vegetales y erradicar la ingesta de comidas procesadas.

Según Neira, en la actualidad, cuando se habla de proteínas de alta calidad no se refiere a la animal, sino que a la vegetal como: quínoa, amaranto, pistacho, nueces, lentejas, garbanzos, porotos, sésamo, cereales integrales, verduras, frutas y mijo, entre otros. “Todo tiene proteína. Un plátano tiene 1 gramo de proteína. En la semana se debe comer de todo y poco, mientras menos y equilibradamente se coma, más longevidad y más resistencia a enfermedades crónicas”, aseguró.

Menos lácteos, más vegetales

La nueva guía alimentaria de Canadá descartó también completamente los productos lácteos. “Aparentemente, no tienen nada de nutritivos. Pero, ¿qué pasa con el calcio del que tanto nos hablan? Porque la leche es blanca, el hueso es blanco, el diente es blanco. ¿Y, el calcio de qué color es? Seguramente, lo primero que se viene a la mente es el color blanco. Está diseñado que relacionemos el calcio con el blanco para que vayamos perdiendo la capacidad del sentido común y reaccionemos emotivamente ante los constructos muy bien instaurados de estos sistemas”, declaró Neira.

Por otro lado, el patrón común de conducta de las civilizaciones más longevas y alegres del planeta, las denominadas “Blue Zone” (Icaria en Grecia, Cerdeña en Italia, Loma Lina en California, península de Nicoya en Costa Rica y Okinawa en Japón), es la nutrición basada en plantas.

“El 95% de la nutrición de estas zonas es basada en plantas. Tienen 18 años más de longevidad, por sobre el promedio (81,6 años de Chile), pero no la vejez que tenemos nosotros, que es en absoluta enfermedad. Por el contrario, ellos tienen longevidad sin conocimiento de enfermedades crónicas no comunicables, dentro de las más importantes las cardiovasculares y el cáncer. Además, son los más alegres”, expresó el, también, coach nutricional.

Proteína animal ecológica como alternativa

Para los fanáticos de la carne, no todo está perdido. La proteína animal orgánica podría ser una opción para los amantes de la carne, pues aunque existen investigaciones que asocian el consumo de la proteína animal con el desarrollo de algunas enfermedades, también hay otros estudios que sostienen que la causa podría ser la procedencia, preparación y frecuencia con que se ingiere; y no el alimento en sí.

La carne magra (con animales a pastoreo) es fuente de vitamina B, hierro, zinc y fósforo, entre otros nutrientes beneficiosos. Lo importante es evitar los excesos y la sobre cocción; y preferir carnes ecológicas y sin hormonas. Por otro lado, varios expertos concuerdan que la proteína de origen animal más saludable es el pescado.

En conclusión, lo que comemos es vital e importa en demasía, pues los alimentos que elegimos tienen un fuerte impacto en el inicio de una eventual enfermedad, en cómo se transita con ella y en la posibilidad de sanación. También, en los pensamientos, el estado de ánimo, la calidad de vida y el medio ambiente.

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X