Inicio » Vida Sana » Equipo

Insomnio en cuarentena: ¿Qué hacer cuando las preocupaciones no te dejan dormir?

Expertos entregan consejos para manejar las inquietudes.

El insomnio es un mal frecuente que afecta a gran parte de las personas, sobre todo en estos días de pandemia. La cuarentena por la actual crisis sanitaria está generando en muchas personas síntomas de angustia, estrés, problemas para relacionarse y ansiedad, los que a veces terminan en trastornos del sueño. Es por esto que expertos entregan recomendaciones para manejar esta problemática y mejorar la salud.

68373

El neurofonoaudiólogo y psicoterapeuta Adolfo Barrales comenta a Guioteca que es muy fácil llegar y decir: aprende a respirar, sitúate en el presente, aliméntate bien, duerme tus horas, pon orden en tu casa, regula el compartir los quehaceres diarios, no te enfades, no veas tantas noticias negativas, entre otras, pero “lo que necesitamos hoy, va más allá y es más profundo que medidas casi de “receta” para el día día que apuntan solo a lo físico y mecánico del vivir”.

Según el especialista, esta situación de cuarentena está produciendo en las personas la sensación de inseguridad, en unas más que en otras, pero en todas está presente de distintas formas. “Exceso de futuro que provoca angustia, exceso de pasado que provoca depresión. Impidiendo o frenando un vivir más adecuado en el día a día. El miedo y la ansiedad tienen un efecto enorme en nuestra mente, el cuerpo y la percepción del mundo. Existe cada vez más problemas de insomnio, jaquecas, problemas gástricos, cambios de ánimo durante el día. ‘Cuando el alma llora, el cuerpo grita’ “, dice.

Asimismo, indica que el cerebro tiene una respuesta por defecto, que está en cada momento evocando el pasado, trayéndolo al presente. “Nos secuestra emocionalmente cuando nos agotamos y la desesperación e incertidumbre dominan. La química del cuerpo por todas estas sensaciones y reacciones, cambia: existe más cortizol, que es la adrenalina que domina en el estrés y menos dopamina y serotonina que son las hormonas de la felicidad”.

La recomendación del experto concluye en lo que él llama “comunicarnos emocionalmente” donde se hace importante el descubrir y poner en marcha quiénes somos, cómo nos comportamos, cómo enfrentamos actualmente nuestra comunicación con nosotros mismos, con las personas, con nuestros hijos, en la familia, en nuestros modos de pensar, actuar y manejar nuestras emociones.

A raíz de esto, Nicolás Correa, psicólogo del Hospital Psiquiátrico Del Salvador, señala a Guioteca que para el control de la ansiedad y estrés se necesitan ejercicios típicos de relajación. Centrar la atención en el control de la inhalación  y la postura física, considerando que hay estados físicos que se conectan con estados mentales.

“También se puede recurrir a la imaginación, sumado a lo anterior, que es básicamente que el paciente cierre los ojos y de a poco vaya imaginándose en un lugar que lo relaje, imaginando sensaciones e imágenes positivas“, dijo.

De igual modo, la psicóloga de la Clínica Hipno-terapeuta en Centro de Hipnosis, Ximena Giaconi, indica a Guioteca, que lo primordial es la respiración, mantenerla controlada. Donde el aire llegue al estómago, se respire por la nariz, se llene todo el estómago de aire y se bote por la boca. “Cuando uno hace eso llega más oxígeno a la sangre y automáticamente los latidos del corazón bajan, uno se relaja inmediatamente”, explica.

Agrega que también puede ayudar realizar una rutina básica de yoga que relaje y te mantenga. “Meditar es lo mismo que tomar el computador, sacarle la batería y reiniciarlo. Lo colapsado que estaba el computador dejará de estarlo, por lo tanto, es como si nosotros reiniciaramos nuestro cerebro. No pensamos en nada que no sea nuestra respiración”, dice.

La especialista comenta que si durante la noche no se logra dormir, a pesar de los intentos y solo se logró alejar los pensamientos un par de minutos, no hay que preocuparse. “Esto requiere práctica, por lo que a la noche siguiente, se vuelve a ejercitar la respiración y se vuelve a concentrar. Es un proceso rutinario que a largo plazo uno se da cuenta que con tan solo 5 minutos de meditación previa a dormir, la vida cambia“, afirma la psicóloga.

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios