Seis tendencias saludables para comer mejor en el 2016

Ingerir grasas saludables, más verduras y legumbres son algunos de los consejos para alimentarse de forma sana y comenzar de manera óptima esta nueva temporada.

Guía de: Vida Sana

Cada vez que comienza un nuevo año nos trazamos una serie de metas y desafíos para que este periodo sea fructífero y beneficioso en todos los ámbitos. Uno de los aspectos que siempre está presente es la salud y el bienestar físico. Para lograr que se cumpla este propósito se deben cambiar algunos hábitos alimenticios y conseguir un equilibrio entre lo fácil, sabroso y saludable.

Existen diversas razones por las cuales se suele abortar con este objetivo. Una de ellas es que las opciones sanas no son apetecibles, tienden a ser más caras o las formas de preparación son más complicadas y requieren de implementos específicos.

Sin embargo, con pequeños y sutiles cambios se puede marcar la diferencia. De hecho, el abanico de posibilidades al momento de elegir qué comer es cada vez más amplio y con el paso de los años han aparecido una serie de productos que antes desconocíamos y que hoy es frecuente ver en la mayoría de los supermercados.

comida-saludable-2016

A continuación, algunas tendencias para iniciar el 2016 con energía y sanamente.

1.- Grasas, pero saludables: Lo primero que nos dicen a la hora de querer cambiar los hábitos alimenticios y bajar de peso es que hay que dejar las grasas o ingerir alimentos bajos en ellas. Sin embargo, no todas las grasas son malas. No es lo mismo comer papas fritas o sopaipillas que optar por nueces o semillas.

A estas últimas se les conoce como grasas saludables y pertenecen al grupo de las denominadas grasas insaturadas. Este tipo de grasas no han sido transformadas con anterioridad por ningún otro organismo o proceso industrial y una alimentación rica en ellas contribuye a evitar enfermedades cardiovasculares y a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos.

Por lo tanto, una de las premisas para este nuevo año es comenzar a ingerir y preferir los productos que contengan grasas saludables como la palta, el salmón, frutos secos y aceite de oliva, entre otros.

2.- “Granos ancestrales”: Hace aproximadamente 10.000 años el hombre comenzó a cultivar estos granos por primera vez y desde hace algunos años ya son parte de nuestra dieta actual. La quínoa, chia, amaranto, sésamo y mijo son algunos de ellos.

Los beneficios de estos granos, también conocidos como “supersemillas”, son múltiples. Poseen una alta concentración de nutrientes, minerales, fibras de buena calidad, vitaminas y aportan energía, debido a su gran porcentaje de hidratos de carbono.

Así que el consejo para este 2016 es preferir estos granos. Una opción es servirlos con salteado de vegetales y champiñones o bien con pollo y un poco de cilantro.

3.- Tallarines de verduras: Una alternativa al momento de seguir una dieta equilibrada es optar por espaguetis o fideos elaborados a base de vegetales como zanahorias, pepinos, betarragas y zapallos italianos, entre otros.

Aunque, en un principio, puede sonar raro. Es una manera perfecta para consumir verduras de forma atractiva y reducir el consumo de gluten y calorías.

Se aconseja cortar los vegetales a lo largo y luego en tiras finas, similar al corte juliana. Después se deben saltear en un poco de aceite de oliva, aproximadamente unos cuatro minutos; agregar salsa de tomate, idealmente casera; o una salsa de albahaca.

4.- Priorizar el consumo de legumbres: No en vano la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró este 2016 como el Año Internacional de las Legumbres. El objetivo es promover la ingesta de porotos, arvejas, garbanzos y lentejas por su alto contenido de proteínas, que es incluso mayor que el trigo, maíz o arroz.

Según la directora de la Oficina para Asociaciones, Promoción y Desarrollo de Capacidades de la FAO, Marcela Villarreal, la combinación de legumbres con cereales “aportan una fuente de proteínas sumamente completa, comparable a la proteína animal”.

5.- Utilizar un bowl o pocillo para tus comidas: Este método permitirá disminuir la cantidad de alimentos que ingieres e improvisar nuevos platos con mayor colorido y sabores.

Para una receta sencilla, sabrosa y fácil de preparar sólo necesitas quínoa y los vegetales que tengas a mano. Hay preparar quínoa, agregar las verduras, incorporar sésamo o maravilla y listo. Para condimentar se puede utilizar mostaza y miel o simplemente aceite de oliva y limón.

6.- Ingerir más verduras y no sólo como acompañamiento: Una de las consignas saludables para este nuevo año es vencer el temor y apreciar los vegetales con otra mirada, ya no exclusivamente como agregados o entradas. La idea es que se transformen en platos principales.

Algunas recomendaciones son champiñones a la parrilla, zapallos italianos a la plancha o lasañas de verduras.

Más sobre Vida Sana

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X