Inicio » Kinesiología » Equipo

Ejercicio en el postparto: ¿cuándo comenzar?

En el postparto inmediato se pueden realizar ejercicios cortos, simples y suaves, siempre con la guía de un profesional especialista. Aprendamos sobre esto.

Muchas mujeres se preguntan después del parto si es que podrán volver a realizar actividad física o empezar un programa de entrenamiento para bajar de peso o si deberán modificar sus ejercicios o definitivamente se requerirá hacer reposo. Lo cierto es que no hay mucha claridad con respecto a qué debemos y no debemos hacer, cuando sería adecuado y cómo. A continuación trataremos de despejar estas interrogantes.

Cuando recién hemos dado a luz, nuestro organismo necesita un tiempo de recuperación fisiológica que debemos respetar, evitando realizar esfuerzos que sometan a demasiada presión a nuestros tejidos. Sin embargo, esto no quiere decir que debamos estar inmóviles.

ejercicios-post-parto

En términos generales, se recomienda comenzar con ejercicios al mes si se trata de un parto vaginal y a las 6 semanas si se trata de una cesárea.

Sin embargo, en el postparto inmediato se pueden realizar ejercicios cortos, simples y suaves, siempre con la guía de un profesional especialista. Estos ejercicios están enfocados en dos grupos musculares primordiales: suelo pélvico y faja abdominal profunda.

Durante el embarazo, la acción de la hormona Relaxina más el aumento de peso, producen una distensión de la musculatura del piso pélvico; que es aquella que cierra nuestra cavidad abdominal en su parte inferior y que tiene estrecha relación con nuestro sistema urogenital y defecatorio. Por esta razón, es que es muy recomendado comenzar precozmente a activar estos músculos a fin de evitar o tratar posibles disfunciones, como la incontinencia urinaria.

El otro grupo muscular que sufre una gran distensión en el embarazo, son los abdominales. Sin embargo, no debemos trabajar esta musculatura de la manera que tradicionalmente estamos acostumbrados, ya que así aumentamos la presión dentro de nuestra cavidad abdominal generando mucha presión en nuestro piso pélvico. El músculo que debemos trabajar se llama transverso abdominal y es profundo, actúa como una faja abdominal. Siempre se deben coordinar estos ejercicios con la respiración; y, al igual que durante el embarazo, la intensidad debe ser moderada.

Entre los beneficios de realizar ejercicio en el post parto podemos nombrar:

  • Favorece la cicatrización y la reabsorción del edema
  • Ayuda a disminuir el dolor
  • Mejora la tonicidad de la musculatura del piso pélvico
  • Recupera la estabilidad abdomino-lumbar
  • Mejorar el tono muscular y flexibilidad general
  • Recuperar el peso y la condición física
  • Promueve la relajación, aumenta la autoestima y mejora la calidad de vida.

Así que ya saben, piso pélvico y musculatura abdominal profunda se pueden activar desde un principio. Para volver a rutinas de ejercicios un poco más exigentes, debemos esperar que nuestros tejidos descansen; después de todo, se lo merecen.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X