Inicio » Kinesiología » Equipo

¿Es normal la incontinencia urinaria durante el embarazo?

Aprendamos a descubrir las razones de la incontinencia urinaria de esfuerzo y qué papel juega el fortalecimiento del piso pélvico en todo esto.

¿Quién no ha escuchado alguna vez la expresión “me hice pipí de la risa”? Como si hacerse “pipí” de manera involuntaria  fuera de lo más normal, cuando en realidad NO lo es.

La incontinencia urinaria se define como la pérdida involuntaria de orina, aun cuando sean sólo gotitas o una cantidad mayor. La incontinencia urinaria de esfuerzo, como su nombre lo dice, se relaciona frecuentemente con la realización de éstos, como toser, estornudar, reírse, hacer ejercicios o levantar peso y nos afecta más a las mujeres, relacionándose sobre todo con el embarazo y el post parto.

incontinencia-urinaria

Reitero, es importante que tengamos claro que NO ES NORMAL, aún cuando sea bastante común, o nos ocurra de manera ocasional, incluso aunque nuestro entorno en ocasiones normalice esta situación como una consecuencia normal de, por ejemplo, el embarazo.

La principal causa involucrada en la incontinencia urinaria es la debilidad de los músculos del piso pélvico.

El piso pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior, teniendo como función principal el soporte de los órganos pélvicos. El suelo pélvico tiene estrecha relación con la vejiga, el útero y el recto. Se encuentra atravesado por los conductos de salida al exterior de estos órganos, como son la vagina, la uretra y el recto.

Por esta razón, incide directamente en las funciones vesicales, defecatorias y sexuales. Normalmente, este conjunto muscular puede ser comparado estructuralmente con un puente colgante (se extiende entre el hueso púbico y el coccis). Sin embargo, en el embarazo, producto del aumento de peso del útero y del efecto de la hormona Relaxina, que vuelve los tejidos más laxos; este puente colgante tiende a distenderse, pudiendo ser comparado con una hamaca.

Esta distensión que altera la función de soporte que tiene el suelo pélvico puede traducirse en diferentes disfunciones, tales como incontinencia urinaria, incontinencia fecal y disfunciones sexuales. De éstas, la más común es la incontinencia urinaria.

El tratamiento es a través de ejercicios de fortalecimiento de piso pélvico, los que además de disminuir o hacer desaparecer por completo las pérdidas de orina, nos pueden ayudar a tener un parto más fácil y con menos probabilidad de sufrir desgarros. Además en el post parto traen beneficios en la recuperación del tono vaginal, teniendo efectos beneficiosos desde el punto de vista sexual.

Así que ya saben,  si alguna esta pasando por esto es importante asesorarse por un profesional competente que nos ayude a aprender a reconocer y localizar esta musculatura para realizar ejercicios que una vez dominados podrás hacer en la comodidad de tu casa en cualquier momento. Lo ideal es que entrenemos nuestro piso pélvico antes, durante y después del embarazo.

 

 

 

 

 

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X