Tendinitis cálcica del hombro, ¿en qué consiste y cómo tratarla?

Conoce de qué se trata esta dolencia y cómo manejarla mejor.

Guía de: Kinesiología

La tendinitis cálcica es la presencia de calcificaciones en el tendón. Puede ocurrir en muchos tendones del cuerpo, pero son los tendones del manguito rotador, los más afectados.  Estos tendones se localizan en el hombro y son los responsables de su función.

El tendón es ocupado por cristales de hidroxiapatita o calcio y su aparición no tiene nada que ver con el consumo de éste. Me detengo en este punto, porque mucha gente cree que es así, pero no hay relación alguna entre la formación del cristal y la ingesta de calcio.

Lamentablemente, aún no se conoce con certeza porque se produce. Hay teorías al respecto (la edad, el sobreuso), pero ninguna comprobada. De hecho es más común entre la tercera y cuarta década de la vida por lo que el factor edad hace rato que quedo fuera de la discusión. El sobreuso de los tendones tampoco me hace sentido, porque se da más en personas sedentarias. Incluso, al parecer, el ejercicio moderado sería un factor protector.

Mayor predisposición

Tendinitis hombro

Foto: Claudio Vera

Algunos creen que es simplemente mala suerte. Hay personas que tienen mayor predisposición a padecerla. Por lo general afecta a un hombro, pero puede cursar en los dos (aunque no siempre al mismo tiempo) hasta en un 30 por ciento de los casos.

A diferencia de las tendinitis clásicas; es en la fase aguda, cuando se está formando la calcificación, cuando mayor dolor produce. En ocasiones es tan intenso, que hay pacientes que lo han descrito como el peor dolor que han tenido. En esta fase los pacientes suelen despertar del dolor. Y duele incluso en reposo. Después, cuando la calcificación está más formada, el dolor ya no es tan intenso. Ya no duele en reposo, sino que se hace presente con algunos movimientos; debido más que nada al roce de la calcificación con las demás estructuras del hombro. Esta fase más crónica cursa con menos inflamación.

Ahora, hay que decir, que puede haber gente con micro-calcificaciones (muy muy pequeñas) que anda feliz de la vida sin ningún dolor. Yo creo que se debe consultar cuando aparece el dolor. No es mi intención que andemos buscando calcificaciones….porque creo que el que busca siempre encuentra…..!!!

Ante la sospecha de una tendinitis cálcica debemos consultar al traumatólogo. Las imágenes de elección para diagnosticar el cuadro son la radiografía y la ecografía.  Esta última, sobre todo cuando hay calcificaciones menores, que quizás no se vean en una radiografía simple. En ellas aparece la calcificación y su tamaño.

Se deben  tomar antiinflamatorios en la fase aguda y lo más probable es que te indiquen kinesiología. Esta tendrá objetivos distintos, dependiendo de la fase en que llega el paciente. Cuando el dolor es intenso, los ejercicios son de baja carga. Hay que evitar las actividades que generan dolor. Lo ideal es mantener la condición cardiovascular con ejercicios aeróbicos. Por lo general la bicicleta estática e incluso el trote se toleran bien. Pero actividades como la natación y el yoga deben evitarse en la fase aguda. Hay demasiada demanda de la articulación del hombro.

Por lo general, los pacientes andan bien con el tratamiento kinésico. Cuando ha pasado un tiempo razonable y la respuesta no está siendo positiva hay quienes deben operarse. Mediante una artroscopía el traumatólogo saca la calcificación.

Esto es un resumen de lo que sabemos de esta lesión. Al no conocer la causa es difícil poder dar pautas preventivas. Pero de lo que si estoy cada vez más convencida es que el hacer ejercicio físico moderado con regularidad es la mejor prevención…..y no sólo para esta lesión, sino para todo. Cuerpo y alma lo agradecerán!

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X