Inicio » Kinesiología » Equipo

Ejercicios post parto: Recomendaciones para cuidar nuestra espalda

Luego del parto comienza una nueva etapa para las madres, donde deberán cuidar no sólo de sus bebés, sino que también de su cuerpo para enfrentar los agitados días post parto.

Ha llegado el ansiado momento en que tienes a tu guagua en brazos. El embarazo ha quedado atrás y con el muchas cosas; empezarás naturalmente a recuperar tu peso, si tuviste edema se ira yendo progresivamente y de a poco volverás a reconocerte.

Sin embargo, esta etapa es muy demandante, y aunque nos vayamos deshaciendo de las cargas corporales extras de la gestación, ahora tenemos extra trabajo. Y un ser indefenso que nos requiere día y noche.

Si tuviste dolor de espalda en el embarazo, las estadísticas dicen que la mayoría pasa a los tres meses post parto. Si no tuviste, no permitas que aparezca!.

A continuación algunas recomendaciones para cuidar nuestra columna:

En primer lugar es importante que activemos el músculo transverso del abdomen desde el primer momento. Esto se hace tratando de “hundir el ombligo”. Tomamos el aire inflando nuestro abdomen y al botar el aire hundimos. En tus actividades diarias intenta mantener el abdomen “adentro”. La activación de este músculo actúa como una faja natural.

Retoma el ejercicio lo antes posible. En términos generales, podemos volver a realizar actividad física  desde el mes en caso de parto vaginal y a partir de las 6 semanas en el caso de cesárea. Esto no quiere decir que antes de eso no podamos realizar caminatas suaves o ejercicios de transverso o contracciones suaves de piso pélvico. Es importante que busques la guía de un profesional especialista.

Cuida las posturas!. Este punto es muy importante y también muy simple, pero en el que más fallamos. A veces por estar apuradas hacemos las cosas de cualquier manera dañando nuestra columna.

Es fundamental que evites la flexión excesiva de tronco. Por eso, utiliza un mueble que te quede a una altura adecuada para mudar a tu guagua, la cama esta a mano, pero a la larga te dejara la espalda en la mano!.

ejercicios-postparto

Preocúpate de mantener la columna apoyada para amamantar sea cual sea la posición que elijas para esto. Los cojines de lactancia pueden ser útiles.

Si bañas a tu guagua en la tina de baño es mejor que te pongas de rodillas en vez de agacharte, venden una especie de esponja para jardinear que te puede servir para apoyar las rodillas.

Si necesitas recoger cosas del suelo o agacharte, hazlo siempre flectando las rodillas y no la espalda. Y ante esfuerzos es recomendable que no aguantes el aire, si no que lo botes a medida que lo realizas.

El uso de fajas es un tema controvertido. Debemos tener claro que lo más importante es recuperar la estabilidad a través de nuestra musculatura y no “suplirla” con una faja; pero también es cierto que pueden ser de utilidad las fajas abdominales en caso del post operatorio inmediato de cesáreas o en casos de diástasis abdominal (separación de los músculos rectos abdominales).

También se recomienda el uso de fajas pélvicas o cinturón sacroilíaco; que estabiliza las articulaciones sacroilíacas y la zona púbica, “cerrando” la pélvis  y evitando futuros dolores pélvicos y sacro-lumbares.

De todas maneras, hay que valorar la utilización de estos implementos en cada caso.

Y bueno, tomarse la maternidad con calma también ayuda, aunque estemos muy demandadas, mirar esos ojitos nos dan la energía necesaria para dar lo mejor de nosotras cada día!, hagamos lo que esté a nuestro alcance para que sea sin dolor!

 

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X