Inicio » Kinesiología » Equipo

¿Por qué es tan común que nos duela la espalda en el embarazo?: Datos poco conocidos

Pese a ser un "mal común" durante el embarazo, los dolores de espalda tienen causas poco conocidas y se pueden enfrentar.

Nadie se extraña al oír a una embarazada quejarse de molestias en la columna; es más, muchas veces lo consideramos “parte de” y por lo tanto, una especie de condena que se debe soportar mientras dure este estado.

Lo cierto es que el dolor de espalda es muy común en el embarazo; no por eso normal.

Afecta a la zona baja de la columna y en ocasiones también a la zona pélvica; comúnmente se presenta alrededor de la semana 18 de embarazo llegando a un pick entre las semanas 24 y 36. Puede perpetuarse en el post parto, aunque en la gran mayoría desaparece los primeros tres meses.

Pero ¿porqué las embarazadas sufren más de dolor de espalda?

Durante el embarazo nuestra postura se modifica considerablemente. El aumento de peso uterino, mamario y general provocan un aumento de la curvatura lumbar o espalda baja (lordosis) que se hace más pronunciada adelantando el centro de gravedad del cuerpo.

mujer-embarazada-1

Por otra parte, el factor hormonal también tiene un rol en el origen del dolor. Durante el embarazo se secreta una hormona llamada relaxina que tiene la función de volver los tejidos más elásticos, provocando cierta inestabilidad.

Cuando a esto le agregamos malas posturas, sobrepeso y una débil musculatura estabilizadora, las probabilidades de sufrir dolor de espalda aumentan, más todavía si tenemos historia previa de dolor y este no es nuestro primer embarazo.

Por el contrario, si tenemos una buena musculatura que ayude a estabilizar y realizamos actividad física, tenemos menos probabilidades de sufrir este trastorno.

Como sea, el dolor lumbar en el embarazo tiene tratamiento y no es una condición que debamos aceptar como normal y por lo tanto “aguantarnos”. Podemos pedir ayuda profesional, ya que con la realización de ejercicios estabilizadores, el uso de fajas específicas y cuidado postural podemos sentirnos mucho mejor y mantenernos activas hasta el final de nuestro embarazo.

 

 

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X