Trekking, cómo enfrentar las lesiones más comunes

El trekking es una actividad deportiva y recreativa que se practica al aire libre. Si bien puede parecer un deporte inocuo no está exento de lesiones.

Guía de: Kinesiología

El trekking es caminar a un ritmo y tiempo determinado. Es un buen ejercicio cardiovascular y no produce impacto en nuestras articulaciones. Se puede hacer sólo o acompañado y no es necesario gastar plata. Puede tornarse una actividad familiar enriquecedora o un paseo distinto para hacer con los amigos.

Lesiones trekking

Foto: El Mercurio

Por lo irregular de los terrenos que se recorren en el trekking son comunes las torceduras de tobillo.

Por definición se puede practicar en cualquier parte, pero por lo general las rutas favoritas son los cerros. Terrenos muy planos resultan “fomes” y de baja intensidad. La idea entre los fanáticos es buscar rutas con ascensos y descensos que entreguen algún grado de complejidad.

Chile es un país ideal para practicarlo. Tiene lindos y variados paisajes que vale la pena descubrir. Si no eres tan aventurero existen rutas establecidas. Sólo hay que buscarlas y conocer un poco las características de cada una, como por ejemplo saber cuánto dura el recorrido, cómo es el terreno y el grado de dificultad que tiene.

Si conoces de antemano estas características puedes prepararte mejor y evitar pasar un mal rato. Sabrás por ejemplo cuánta agua debes llevar o si es necesario llevar un corta viento. En general la implementación depende del clima, pero los básicos son el uso de un bastón y elegir zapatos diseñados para este fin. Idealmente deben tener caña para dar mayor estabilidad al tobillo.

Una lesión frecuente del trekking es el esguince de tobillo. Como los terrenos son irregulares y por lo general desconocidos no es infrecuente pisar mal o perder el equilibrio. El tratamiento de un esguince varía según su gravedad, pero el manejo inicial es siempre el mismo. Se conoce por la sigla RICE: reposo-hielo-compresión y elevación de la extremidad. El objetivo es contener la inflamación inicial y proteger la lesión.

Es difícil prevenir un esguince, pero si ya has sufrido uno o tienes ciertos problemas de estabilidad, puedes ayudarte con una tobillera.

Otra lesión común en el trekking es la tendinitis rotuliana. Se inflama el tendón localizado justo donde termina la rodilla, debido al tipo de contracción muscular que exige este deporte. Como por lo general los senderos tienen mucho descenso, el cuádriceps debe trabajar en bajada, es decir, frenando el movimiento. Este trabajo exige bastante al tendón rotuliano y si no hay una preparación previa, lo más probable es que a la larga termine lesionándose.

Lesiones Trekking

Foto: El Mercurio

Una de las recomendaciones ante una molestia producida por el trekking es poner hielo en la zona afectada.

Al comienzo se manifiesta como una molestia leve y localizada al inicio de la actividad. En ocasiones puede presentarse con un dolor intenso y repentino post actividad. En este caso el tendón aumenta visiblemente de tamaño debido a la inflamación. El manejo RICE también se aplica en esta lesión. Cualquiera sea la forma de presentación lo ideal es consultar a un especialista para seguir un tratamiento adecuado.

Fortalecer los músculos

Para prevenir esta tendinitis hay que fortalecer los músculos del muslo. Específicamente debes trabajar el cuádriceps, ya que hace prácticamente toda la “pega”. Lo ideal es trabajarlo en forma excéntrica, es decir con contracciones con el músculo en alargamiento. Así estará entrenado para resistir bien el trabajo en descenso.

Una forma fácil para fortalecer el cuádriceps es incorporando sentadillas a tu rutina de ejercicios. Acércate a tu profesor o kinesiólogo para saber cuál es la más indicada para ti. Un consejo, cualquiera sea el tipo, es no sobrepasar nunca la punta de tus pies.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X